Actos Penitenciales

 

El domingo de Ramos a las 11 de la mañana, tiene lugar en el atrio de la Iglesia Parroquial de San Francisco de la Vega, la Procesión de los Ramos. El Martes Santo, la Procesión del Perdón, saliendo a las 7 de la tarde del patio del Hogar de los Ancianos Desamparados. Por último, el Miércoles Santo, a las 11 de la noche, las calles del Barrio de la Vega asisten a un solemne Vía Crucis Tradicional Leonés.

Procesión de los Ramos

El Domingo de Ramos, a las 11 de la mañana, en el atrio de la Iglesia Parroquial de San Francisco de la Vega, se procede a leer el relato evangélico de la entrada de Jesús en Jerusalén y a continuación a la bendición de los ramos de laurel que la Junta de Seises de la Cofradía ha repartido entre los parroquianos y hermanos de la misma que acuden al acto, seguidamente se forma la procesión que recorre las calles de la parroquia.
La procesión, que es presidida por el Párroco y la Junta de Seises, congrega a una gran multitud que al paso lento de la Banda de Cornetas y Tambores recorre las calles de la popular barriada.


 

Procesión del Perdón

El Martes Santo, a las 7 de la tarde, del patio del Hogar de los Ancianos Desamparados, que regentan las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de la Calle Corredera de León, sale la Procesión del Perdón.

A paso lento los hermanos juveniles, Nuestro Señor Jesús Preso, hermanos mayores, Cristo del Perdón, Cristo de la Esperanza, hermanas manolas, Madre de la Paz y representaciones de las Cofradías Hermanas de la Semana Santa Leonesa; así como, una representación importante de la Hermandad de Jesús Cautivo de Oviedo, van abandonando el centro bajo la atenta y emocionada mirada de los ancianos y de las gentes de León que allí se concentran.

 

 

 

 

 

 

 

 

A lo largo del recorrido por el León antiguo, se realiza una ofrenda floral ante la “Capilla de Ánimas y del Santo Cristo de Fuera de la Iglesia de San Martín”, donde atiende la Cofradía de Animas (1532), la Llegada de los hermanos del perdón. Una breve parada y una oración para recordar y pedir por los hermanos ausentes. La procesión continúa por la calle Plegaria.

Al mismo tiempo que el Grupo Andadura, en la pequeña escalinata de la Iglesia de San Martín, realiza varias interpretaciones populares al paso de las imágenes de Nuestro Señor Jesús Preso (tema “En la Casa de Caifás”), al paso del Cristo del Perdón (tema popular “Perdona a Tu Pueblo Señor”), al Cristo de la Esperanza (el padre nuestro) y a la Madre de la Paz (la Madre Estaba Llorosa).

Todo ello, se desarrolla en medio de un conmovedor silencio, roto únicamente por el raseo de los braceros y braceras en la puja de sus pasos. La procesión sigue por la Plaza Mayor, hasta llegar a la S.I. Catedral. Donde una gran multitud espera la llegada de la procesión.


 

 

 

 

 

 

 

En la Catedral, ante el “Locus Appellationis” (el lugar de la Justicia en el medievo), se desarrolla el Acto del Perdón, en el que El Abad de la Cofradía proclama ante el pueblo de León, la solicitud de indulto realizada por la Cofradía para un condenado por la Justicia y seguidamente el Alcalde de la Ciudad, da lectura al decreto de Indulto, son momentos de emoción en los que las interpretaciones del Orfeón Leonés crean un ambiente de expectación, hasta que es presentado como un hermano más de la Cofradía, la persona indultada.

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de unos momentos de intensa emoción, la Procesión del Perdón, se dirige hacia su parroquia por las calles del ensanche de la Ciudad, que despide a las imágenes con cantos de saetas; Calle de Ordoño II, Guzmán “El Bueno”, el puente sobre el río Bernesga, la Estación del Ferrocarril y por fin a las doce de la Noche el Barrio de la Vega se echa a la calle para recibir la Procesión con repique de campanas. Momentos emotivos los que se viven al finalizar la procesión, después de más de 5 horas de procesión los braceros y braceras se encuentran ante su parroquia.

Por último, los hermanos y las hermanas braceras, ayudados por las interpretaciones de las bandas de música que les acompañan, realizan los últimos esfuerzos por introducir los pesados pasos en el atrio de la Iglesia, después de 5 horas de procesión. El acto penitencial finaliza en el interior del templo, en el que todos los penitentes en medio de un conmovedor silencio atienden el momento en el que se realizan las últimas oraciones al Cristo del Perdón, unas breves palabras de reflexión por parte del Consiliario y del Abad.

 

                        El Vía Crucis

El Miércoles Santo, a las 11 de la noche, las calles del Barrio de la Vega asisten a un solemne Vía Crucis Tradicional Leonés al que asiste el Grupo Andadura, en el que participan los hermanos y las gentes de la Parroquia de San Francisco de la Vega cantando las estaciones al modo tradicional de esta tierra y rezando por las calles, en el silencio de la noche, en medio de un gran recogimiento; a paso lento el Cristo de la Esperanza recorre el barrio a hombros de los hermanos de la Cofradía, realizando 14 paradas, en las que se rememoran las estaciones de penitencia.